El robot X-Wing de Harvard vuela por sí solo

X-Wing de Harvard en pleno vuelo
Imagen de Robobee X-Wing de Harvard en pleno vuelo

Investigadores del Laboratorio de microrobótica de Harvard han estado trabajando en su Robobee X-Wing durante años. Un pequeño robot capaz de volar como un insecto gracias al impulso de sus pequeñas alas.

Han conseguido reducir tanto el peso que, actualmente, pesa solo la cuarta parte de un clip. A pesar de su ligereza, necesita el empuje de dos alas extras para poder elevar toda la electrónica así como seis pequeños paneles solares, encargados de alimentar todo el sistema.

Los paneles solares generan hasta 5V. Dichos paneles alimentan un pequeño transformador que eleva la tensión hasta los 200V, necesarios para que los actuadores de la alas se contraigan y se estiren tal y como harían los músculos, permitiendo al pequeño robot elevarse.

Aunque el X-wings puede volar sin cables, aún no puede utilizarse fuera del laboratorio. Esto es debido a que requiere mucha cantidad de luz para funcionar. Por otro lado, al alimentarse única y exclusivamente con paneles solares no podría volar si no recibe la luz del sol.

Los investigadores están trabajando en algún sistema de almacenamiento de energía que permita aumentar la autonomía, sin embargo, esto aumenta considerablemente el peso y le impide volar.

Ahora el equipo está trabajando en una versión un 25% más grande, la cual podría volar consumiendo la mitad de energía. Sin embargo, aún queda bastante camino por recorrer para que el pequeño robot pueda tener una aplicación fuera del laboratorio.

Personalmente, me gusta seguirle la pista a este tipo de proyectos porque, aunque hoy en día parezcan poco útiles, sientan las bases de los drones del futuros.

Vía: Engadget

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.